Home » Corum Réplica » Grado Suizo Regresa el legendario Bubble de Corum Onine Shopping Replica Relojes

Grado Suizo Regresa el legendario Bubble de Corum Onine Shopping Replica Relojes

Corum Bubble 2

El emblemático reloj de pulsera Bubble hace su aparición en versiones especiales con exquisitas gemas: rubíes, zafiros azules y zafiros negros, el resultado es el Bubble High Jewellery Skeleton. Un verdadero estallido de color.

Tras la exitosa reaparición del modelo Bubble el año pasado, Baselworld 2016 se convierte en el momento ideal para la consolidación de un verdadero icono. Pero echemos un vistazo atrás…

Cuando se dio a conocer en el 2000, el reloj Bubble fue todo un fenómeno, el año pasado se renovó con dos exclusivas ediciones limitadas que conservaban su mítica forma. Ahora el Bubble está a punto de dar un paso más en su excepcionalidad a través de tres ediciones únicas engastadas con deslumbrantes piedras preciosas.

El Bubble High Jewellery Skeleton es un modelo de una exquisita singularidad incluso para el selecto mundo de la haute joaillerie. Solo verán la luz tres piezas, tres creaciones excepcionales que se distinguen por los diamantes de talla baguette y las piedras preciosas que marcan las horas, todas ellas engastadas a mano, un trabajo 100% artesanal.

En esta primera etapa, Corum destacó por la creación de modelos estéticamente rompedores, que a la vez mostraban toda la maestría de los relojeros de la firma. Buen ejemplo de ello es el reloj moneda lanzado en 1964, con su movimiento ultrafino alojado dentro de una moneda de oro de 20 $. Este modelo ha sido utilizado por varios presidentes americanos y por eminentes personalidades. En la misma línea, seis años más tarde, el reloj Feather presentaba una esfera compuesta por auténticas plumas de ave, una proeza tanto artística como técnica con la que Corum se iniciaba en el uso de los materiales más delicados -y, a menudo, peculiares- para la confección de sus esferas.Entre estos dos modelos, sin embargo, la firma de La Chaux-de-Fonds creó dos piezas muy significativas: el modelo Buckingham, de 1965, cuya gran caja rectangular rompía los cánones estéticos de la relojería tradicional y se adelantaba unas décadas a la moda de los relojes de gran tamaño; y el elegante Romvlvs, que se presentaba con una esfera totalmente limpia (unos numerales romanos grabados en el bisel facilitaban la lectura de la hora). La creación de esta pieza coincidió con la incorporación de Jean-René Bannwart, hijo del fundador, al equipo creativo de la marca,

Corum BubbleSu imponente caja de oro blanco se convierte en un generoso lienzo, cada reloj fue adornado con 131 diamantes de talla brillante en la carátula, a los que se unen los 42 del bisel, que suman un sorprendente total de 5.7 quilates. Lo que hace que cada pieza sea sencillamente irreemplazable son las 12 gemas de talla baguette de los índices: rubíes, zafiros azules o zafiros negros.

El monumental cristal de zafiro, cuyas dimensiones lo convierten en una lupa que magnifica los delicados detalles del movimiento, dejar ver el calibre CO 055 tras las refulgentes gemas de la esfera. El movimiento, que se sitúa ligeramente descentrado, al más puro estilo Bubble, queda reducido a lo esencial, con los puentes y la platina del esqueleto hechos a mano.

El resto del movimiento está decorado con un motivo floral, a excepción del barrilete, cuyo entramado forma el logotipo de la llave de Corum. El grabado, totalmente artesanal, difiere ligeramente en cada movimiento, lo que acentúa aún más el carácter único de cada reloj.

Cada Bubble High Jewellery Skeleton dispone de una correa oculta de cocodrilo acabada en el mismo tono que las gemas que indican las horas y combinada con una hebilla de oro blanco. Estamos ante una verdadera joya de la relojería.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*